MARINEROS

En la Umbanda, en paralelo a la línea de los Baianos y Boiadeiros, fue creada la línea de los Marineros, que son espíritus que en sus últimas encarnaciones vivieron en el mar, por el mar y para el mar. Algunos navegaron y otros se sumergieron en las aguas profundas. Otros fueron arrastrados para dentro de él por las ondas y otros fueron arrastrados por las fuertes corrientes marinas, dislocándolos de una región para otra.

Tal como incontables millones de espíritus vivieron montados en el lomo de caballos y fueron tocadores de ganados, incontables millones de espíritus vivieron dentro de embarcaciones y fueron marineros.

Por “Marineros de Umbanda” entiendan marineros (soldados de la marina), navegantes, oficiales, pescadores, pueblos ribereños ligados a la pesca, ex piratas saqueadores, etc., todos unidos a las líneas del agua. Si algunos caminan “sobre las aguas”, otros se ahondan en ellas con navío y todo.

Los Marineros de Umbanda forman una línea de “pueblos del agua”, o sea, regidos por Yemanjá y las otras madres del agua: Nana, Oxum, etc. Pero Yemanjá, señora del lado de arriba de la “Calunga grande” o del mar, es quien más se destaca. Omolu, señor de la “Calunga pequeña”, la tierra, rige el lado de abajo, sustentador del eterno vaivén de las aguas.

Los espíritus que amparan la vida con los recursos del mar (de las aguas), Yemanjá recompensa con el derecho de continuar a navegar con “buen tiempo” en sus mares. Y a los que se sirvieron de los mares para alimentar sus íntimos, ahí la solución solo es encontrada más “abajo”, en los dominios de Omulú, Orixá regente de los misterios de la muerte.

Los Marineros de Umbanda Sagrada están sometidos a esos dos polos regentes de la línea de la generación, regida por Iemanjá y por Omulú, por el agua y por la tierra. Por lo tanto, sabiendo quienes son los Orixás regentes de la línea de los Marineros, tenemos también Marineros que están sujetos a los tifones (Iansá), a los ciclones (Logunán), a las rocas (Xangó), a las calmas (Oxalá), a las tempestades (Iansá), a los rayos (Xangó), a los bancos de arena (Omulú), a los arrecifes (Obá), a los sargazos (Oxossi), a las corrientes marinas (Ogum), etc.

Ser Marinero de Umbanda es auxiliar personas y espíritus necesitados con los recursos de los misterios de las aguas. Al manifestarse, incorporados en sus médiums, esos espíritus se mueven y “danzan” como si estuviesen equilibrándose sobre el tumbadillo de un navío o barco en alto mar. En verdad, por estar manifestándose sobre la irradiación de Yemanjá, el magnetismo de ella hace q tengan movimientos de las ondas del mar. Cada elemento (tierra, agua, aire y fuego) tiene su magnetismo y las irradiaciones en las cuales los espíritus se manifiestan tienen magnetismo idéntico. Observen las manifestaciones “acuáticas” de las Caboclas de Oxum, de Naná y de Iemanjá, y entenderán sus danzas como movimientos de los espíritus dentro del campo magnético del médium. Así es con todas las líneas de Umbanda y no sería diferente con los Marineros de Umbanda. 

Saravá, Marineros!.